viernes, 17 de abril de 2015

Tenerife: 20-27.MZO.2015



Lo del cambio climático va más en serio de lo que parece: aquello del “seguro de sol” de Tenerife pertenece ya casi a otra época. Los Rodeos nos recibió con lluvia y la mantuvo tres días, para dar lugar a otros cuatro de viento más que suave y menos que recio, desde luego constante; vimos el sol, pero los pantalones cortos se quedaron en la maleta y la chaqueta antiviento nos acompañó a todas partes. El acceso al Teide estaba cerrado por hielo en la carretera, particularmente desde el sur, nevó en Güimar. En fin, otra vez será.
De modo que, desafiando -es un decir, más bien soportando- a la lluvia nos fuimos al norte, a Taganana y, como podéis ver, valió la pena: el paisaje es sobrecogedor y la vegetación exuberante.
Hay un bonito y cómodo paseo entre Las Caletillas y La Candelaria; allá fuimos a rendir pleitesía a los Menceyes guanches: imponentes estas nueve esculturas, os dejo una muestra.
Camino de Garachico vimos el Teide con su precioso manto blanco, impresionante como siempre.
Pese a la meteorología adversa, Canarias me sigue encantando. Volveremos, seguro.


Panorámica de La Laguna (a la derecha) a la Punta de Anaga, hacia la izquierda, desde Las Mercedes.

Dura orografía hacia en el norte de la isla, vamos a El Bailadero...


... y descendemos a Taganana, que nos recibe con viento, lluvia y escasa visibilidad.
Nos despide, sin embargo, con un precioso cielo azul.
Auditorio de Santa Cruz.
Tegueste
Pelinor
Bencomo
La Candelaria
Camino de Garachico.
 

El padre Teide, grandioso. Tras los árboles, el Valle de la Orotava.
 

Garachico

Amanece en Las Caletillas.



viernes, 10 de abril de 2015

Jaizkibel (Lezo/Hondarribia, Gipuzkoa): 09.ABR.2015




Potente excursión ayer mañana, por el agreste litoral de Jaizkibel: 13,4 km siempre lo más cerca posible del mar, en un sube y baja prácticamente constante, con lo que acumulamos un ascenso positivo en torno a los 1.000 m., con los gemelos echando humo en las subidas y los cuádriceps en las bajadas…: muy divertido. Jaizkibel da la impresión de ser una tachuelilla de nada, pero al final resulta casi penoso, y eso que nos limitamos al tercio central, entre el campo de tiro y Justiz (curiosamente, 6,2 km en línea recta). Bueno, todo sirve para ir cogiendo forma después de tantas fiestas.
Lo que no tiene desperdicio son las formaciones de la arenisca, moldeada por el viento y el mar color turquesa lamiendo la falta del monte. Un espectáculo.












viernes, 13 de febrero de 2015

Beloki (Sierra de Aralar, Navarra): 10.FEB.2015



Si bien no teníamos una idea clara de a dónde ir, la intención era, desde Albi, caminar por Aralar hacia Tutturre, y una vez con la altura debida, optar entre Tutture, Beloki o Txemiñe, y sobre todo pisar nieve. Como es sabido, los jubilados somos gente sumamente ocupada… generalmente en acudir a cuantas consultas médicas nos sea posible (lo de “vigilar” obras está completamente pasado de moda) y la agenda apretaba; optamos pues por Beloki y su cara norte, con nieve venteada y dura, donde en un determinado momento no era fácil hacer ‘peldaño’; naturalmente, los crampones iban en la mochila, pues sabido es que hay que ir preparados para cualquier eventualidad…
Beloki (1.276 m) es una cumbre muy señalada de la sierra de Aralar, que cierra los rasos de Unaga y Etzantza por el Sur, mientras que por el Norte lo hace el inconfundible perfil rocoso de la Malloa.
La cara norte es herbosa, de pasto, en tanto que la cara sur, en fuerte contraste, posee un importante hayedo (unas 2.200 Ha).
También íbamos provistos de raquetas, que no llegamos a utilizar: el camino hasta la ‘base’ de Beloki estaba perfectamente marcado y pisado, algo que siempre es de agradecer.
En la cumbre, apenas cinco minutos: un sur duro y peleón nos aderezaba las orejas al tiempo que nos ‘empujaba’ nada amablemente a perder altura hacia el oeste.
Preciosa mañanera de tres horas y media que culminamos con una tortilla y pan de Lekunberri; faltó el clarete que, por falta de entendimiento, se quedó en casa; ¡otra vez será!
 
Beloki, al fondo.
Tutturre, al fondo-izquierda

  

Nieve venteada y dura
En la cumbre; el viento no se ve, pero está!
Buscando el abrigo del fondo del valle.
Nieve abundante y un buen sendero.
Nunca dispares con el sol de frente... je je.

viernes, 6 de febrero de 2015

Nieve en El Antiguo y en Ondarreta: 06.FEB.2015

Es más simbólica que otra cosa la nevada y llama la atención a grandes y chicos por lo inhabitual más que por lo copioso; ha sido efímera. Tal vez pude haber ido a la orilla del mar un poco antes, y hubiera conseguido coger nieve en La Concha, pero estaba calentito (¡sudando!) en el polideportivo del barrio... En fin, esto es lo que hay: nieve justo para ganar una apuesta...









domingo, 9 de noviembre de 2014

Remates en edificios de San Sebastián: diversas fechas



En arquitectura, se denomina remate a todos los elementos que se colocan sobre la construcción para coronarla o adornar su parte superior. (Wikipedia).
Existen diversos tipos o modelos pero, como soy absolutamente lego en la materia, me limitaré a mostrar los que habitualmente se ven caminando por las calles de San Sebastián, con el simple gesto de levantar la cabeza hacia los tejados.
En mi opinión los hay realmente agradables a la vista. Algunos han sido utilizados, dada su altura, para colocar todo tipo de antenas; una lástima pues los hay realmente buenos… afeados por las dichosas antenas.
En un principio los remates se reservaban solo para los edificios emblemáticos de la trama urbana, como ser las torres de las catedrales y de los castillos medievales; los edificios de gobierno en Grecia y el Imperio Romano; incluso en el Zigurat de Babilonia. El paso del tiempo, los avances culturales y técnicos fueron trasladando esta necesidad icónica a prácticamente cualquier tipo de edificio.