viernes, 26 de junio de 2015

Bahía de la Concha (San Sebastián): 25.JUN.2015

Tras un día moderadamente caluroso y de cielo absolutamente limpio, se preveía una puesta de sol espectacular (prácticamente llevaba siendo así desde el lunes 22); de modo que tocaba mochila y barandilla; cargado como iba, me aguanté las ganas de un chapuzón, que es lo que pedía la temperatura, el mar y el cuerpo...
Estuve, aproximadamente, entre las nueve y las diez de la noche, y esto es algo de lo que "pesqué". Un poco monotemático, pero visualmente atractivo en mi opinión.












lunes, 4 de mayo de 2015

Ruta de Los Tres Templos (Azpeitia, Zumárraga, Oñati): 02.MAY.2015



Con la mejor compañía que uno pudiera desear: un grupeto de ocho, niñas y niños a partes iguales, venidos para la ocasión de [casi] los cuatro puntos cardinales: Córdoba, Badajoz, León y Donostia, este año anfitriona, o sea que no hemos venido, sino que estamos (la pareja levantina nos falló a causa de un accidente que, aunque no grave, sí que nos desvirtuó un tanto el creo que décimo encuentro de la cuadrilla) comenzamos el recorrido para visitar los tres templos más exquisitos de Gipuzkoa: el Santuario de Loiola, en Azpeitia; la basílica de Arantzazu, en Oñati y la ermita de la Antigua, en Zumárraga. ¿Me seguís?, yo… a duras penas.

Comenzamos a los pies del monte Izarraitz, en Azpeitia, visitando el imponente Santuario de Loyola, que envuelve la que fue en tiempos casa natal del santo: una torre defensiva que acoge una exposición permanente acerca de la vida de Ignacio de Loyola.
Guarda evidentes similitudes con la basílica de San Pedro del Vaticano, pues fue diseñado en el s.XVII por Carlo Fontana, discípulo de Bernini, que se atrevió a levantar una cúpula de 20 metros, de la que algunos opinaban, no aguantaría su propio peso. Pese a sus comedidas dimensiones, el templo es un canto a todas las virtudes del barroco: desde las columnas salomónicas y la proliferación de oros hasta los portones tallados en madera traída de Cuba, pasando por los mármoles rosas o la lámpara de cristal de bohemia. El estilo churrigueresco es acaso el mejor legado del conjunto religioso, plasmado en un impresionante altar mayor. La cúpula fue finalizada en el s.XVIII y restaurada recientemente.







El Santuario de Aratzazu es un complejo de edificios atrevidos, adelantado a su  tiempo y totalmente rupturista. La primera piedra fue colocada en 1950, aunque el lugar ya llevaba siglos de fervor religioso; todo comenzó cuando, según la leyenda, la Virgen de Arantzazu se apareció a un pastor posada sobre un espino; el pastor, sorprendido le preguntó: Arantzan zu? [¿Tú en el espino?], dando origen al nombre con el que se conoce a la pequeña talla que preside el ábside de la iglesia.
En 1950, Arantzazu, a unos diez kilómetros de Oñati, se convirtió en un laboratorio arquitectónico y artístico, un proyecto muy atrevido para su época, con cierta dosis de polémica.
Los arquitectos Sainz de Oiza y Laorga diseñaron el edificio con sus paredes de piedra en forma de diamante, Lucio Muñoz es el autor del ábside, Jorge Oteiza creó los catorce apóstoles de la fachada y Eduardo Chillida y Néstor Basterretxea hicieron lo propio con las puertas y las paredes de la clipta.


 












En la Baja Edad Media se levantó el edificio que nació con vocación guerrera, aprovechando las alturas del monte Beloki; se pensó para vigilar una encrucijada de caminos y el paso del tiempo convirtió este fortín sin ventanas ni decoración externa en uno de los tesoros guipuzcoanos: la Ermita de Nuestra Señora de la Antigua, que se encuentra ubicada en el municipio de Zumárraga en un entorno rodeado de encinas.
Su interior alberga una increíble estructura de madera de roble que sustenta el techo del edificio; se trata de una obra única de carpintería que, tras diversas restauraciones, ha llegado fresca y resplandeciente hasta nuestros días.
La Antigua puede considerarse uno de los templos clave para la expansión del cristianismo, además de un factor de cohesión entre los pueblos y caseríos desperdigados por los alrededores.
En http://jrcfcmc.blogspot.com.es/search/label/La%20Antigua, tenéis alguna foto más.





viernes, 17 de abril de 2015

Tenerife: 20-27.MZO.2015



Lo del cambio climático va más en serio de lo que parece: aquello del “seguro de sol” de Tenerife pertenece ya casi a otra época. Los Rodeos nos recibió con lluvia y la mantuvo tres días, para dar lugar a otros cuatro de viento más que suave y menos que recio, desde luego constante; vimos el sol, pero los pantalones cortos se quedaron en la maleta y la chaqueta antiviento nos acompañó a todas partes. El acceso al Teide estaba cerrado por hielo en la carretera, particularmente desde el sur, nevó en Güimar. En fin, otra vez será.
De modo que, desafiando -es un decir, más bien soportando- a la lluvia nos fuimos al norte, a Taganana y, como podéis ver, valió la pena: el paisaje es sobrecogedor y la vegetación exuberante.
Hay un bonito y cómodo paseo entre Las Caletillas y La Candelaria; allá fuimos a rendir pleitesía a los Menceyes guanches: imponentes estas nueve esculturas, os dejo una muestra.
Camino de Garachico vimos el Teide con su precioso manto blanco, impresionante como siempre.
Pese a la meteorología adversa, Canarias me sigue encantando. Volveremos, seguro.


Panorámica de La Laguna (a la derecha) a la Punta de Anaga, hacia la izquierda, desde Las Mercedes.

Dura orografía hacia en el norte de la isla, vamos a El Bailadero...


... y descendemos a Taganana, que nos recibe con viento, lluvia y escasa visibilidad.
Nos despide, sin embargo, con un precioso cielo azul.
Auditorio de Santa Cruz.
Tegueste
Pelinor
Bencomo
La Candelaria
Camino de Garachico.
 

El padre Teide, grandioso. Tras los árboles, el Valle de la Orotava.
 

Garachico

Amanece en Las Caletillas.